soluciones a disfunciones sexuales

Posibles soluciones ante las disfunciones sexuales con causas psicológicas.

Las posibles soluciones ante las dificultades sexuales con causas psicológicas, pasan por la realización de un análisis de tu caso en concreto. Es también importante que descartes posibles causas orgánicas realizando una visita a tu médico.

Una vez que te has decido a empezar terapia sexual, con o sin pareja, se te hará una evaluación inicial en la que podremos aproximarnos a las causas que están provocando el problema, así como a sus soluciones.
Al principio puede resultarte incómodo hablar de tus dificultades sexuales con una profesional que acabas de conocer, pero poco a poco verás que estoy muy acostumbrada a tratar este tema y te te sentirás cómodo.

Dependiendo de cuál sea la dificultad sexual que tengas, se aplicarán las técnicas y ejercicios apropiados para cada una de ellas, siempre teniendo en cuenta tus necesidades particulares.

Es importante que conozcas que es más rápido y sencillo solucionar una disfunción cuando se lleva poco tiempo con ella que cuando se ha pospuesto su tratamiento.
Esto es debido a que cuantas más veces te has sentido frustrado por no poder terminar una relación sexual satisfactoria, los sentimientos y creencias desagradables asociados a la situación, más crecen y se establecen en tus sensaciones.

Si este es tu caso, siempre hay una puerta abierta para que puedas solucionar tus dificultades aun que lleves mucho tiempo con ellas. El tratamiento psicológico y sexológico de las disfunciones sexuales tiene resultados muy positivos a corto y medio plazo, por lo que observarás los cambios a las pocas sesiones.

En el caso de que tengas pareja, la relación puede verse afectada por los intentos frustrados que habéis mantenido para poder solucionarlo. Generándose desagradables discusiones alrededor del tema, o un alejamiento y evitación de la intimidad afectiva y sexual por miedo a que se repita una relación sexual no satisfactoria. Puede ser de utilidad en muchos casos que trabajemos también con tu pareja. Podréis entender juntos qué ocurre y cómo apoyaros para solucionarlo.

Si tu o tu pareja tenéis alguna duda de cómo se llevará a cabo la terapia no dudéis en llamarme o escribirme, os contestaré lo antes posible.