¿Qué es el Trastorno de Ansiedad Generalizada?

¿Qué es el Trastorno de Ansiedad Generalizada?

¿Qué es la ansiedad generalizada?

Hablamos de trastorno de ansiedad generalizada cuando se siente, además de los síntomas físicos propios de la ansiedad (temblor en extremidades, respiración acelerada, tartamudeo, etc) preocupación excesiva por diferentes sucesos o actividades relacionados con la vida diaria, lo que puede provocar alteración en el estado emocional afectando a: la percepción de nosotros mismos, a la autoestima, al sentimiento de realización personal… Lo cual puede perjudicar la visión que tenemos de nosotras mismas como personas, pudiendo afectar también a nuestras relaciones personales, laborales, etc.

Según el National Institute of Mental Healt, algunas de las señales de la ansiedad generalizada son:

  • Tener problemas para controlar preocupaciones constantes.
  • Ser conscientes de que éstas te preocupan mucho más de lo que deberían.
  • Tener dificultad para relajarse.
  • Tener problemas para concentrarse.
  • Ser fácilmente sorprendido.
  • Tener problemas para dormir o permanecer dormido.
  • Sentirse cansado todo el tiempo.
  • Tener dolores de cabeza, de los músculos, del estómago o dolores inexplicables.
  • Tener dificultad para tragar.
  • Tener temblores o tics (movimientos nerviosos).
  • Sentirte irritable, sudar mucho, y marearse o sentir que te falta el aire.
  • Necesitar ir al baño con mucha frecuencia.

Estas señales pueden estar vinculadas a vivencias relacionadas con nuestras relaciones familiares, personales, laborales, o asociadas a diferentes actividades como el trabajo, el ocio, etc.

Algunas de las causas relacionadas con la ansiedad generalizada son: 

  • Exposición a vivencias traumáticas y/o dolorosas.
  • Percepción del mundo como un lugar peligroso, lo que nos predispone a permanecer en alerta.
  • Percepción infravalorada de uno mismo.
  • Problemas psicológicos que cursan con ansiedad.
  • Estar bajo los efectos de alguna droga.
  • Exceso de cafeína o bebidas estimulantes.
  • Gran necesidad de perfeccionismo y de control.

Con todo, en muchas ocasiones suele estar asociada a los síntomas de la ansiedad generalizada una dificultad o un problema profundo, que se relaciona con aspectos emocionales. Así, en la psicoterapia nos encontramos muchas veces que la ansiedad protege a la persona de sentir emociones que le resultan, en ese momento, difíciles de soportar y/o elaborar, como pueden ser la tristeza, la frustración, el sentimiento de impotencia o la rabia. Por ello, es necesario explorar sus posibles causas, ya que éstas pueden haber aparecido a lo largo de la historia vital de la persona, así como estar relacionada con hechos estresantes del presente, o con cierta incertidumbre hacia el futuro.