Técnica de relajación

Técnica de relajación

Aprendiendo respiración diafragmática

Esta técnica es ideal para esos momentos en los que no tenemos tiempo para dedicarnos pero padecemos síntomas relacionados con la ansiedad. Sentimos que nuestra respiración está acelerada (hiperventilación), nuestra conciencia dispersa, y/o sentimos, entre otras: falta de concentración, hormigueo en extremidades, nerviosismo o nos sentimos en un estado de alerta que no se corresponde con la situación.

Primer paso: 

Aprendiendo respiración diafragmática.

•Llevas una mano al pecho y otra al estómago, y te aseguras de que llevas el aire a la parte baja de los pulmones, sin mover el pecho.

•Al llevar el aire a la parte baja de tus pulmones, sentirás que se hincha un poco el estómago y barriga. Recuerda no mover el pecho.

•Retenemos un momento el aire en esa posición.

•Soltamos el aire lentamente, hundiendo un poco estómago y barriga, sin mover el pecho.

Segundo paso:

Consiste en hacer los mismos ejercicios de antes pero esta vez más lentamente.

  • Tomas aire (lo diriges hacia el fondo de tus pulmones, sientes como se hincha la barriga, sin mover el pecho) y mientras lo tomas cuentas lentamente de 1 a 5.
  • Retienes este aire contando de 1 a 3.
  • Por último, lo sueltas lentamente mientras cuentas de 1 a 5.

Recomendaciones…..

Las primeras veces puede resultarte más fácil practicar acostado en un espacio tranquilo y con tiempo para aprender la técnica, y después generalizar su uso en cualquier momento y situación. Es preferible que la respiración se realice por la nariz, en caso de no poder procura no abrir demasiado la boca. Se recomienda también al hacer el ejercicio que si sentimos que cerrando los ojos nos mareamos, o nos aumenta la ansiedad, que fijemos la mirada en un punto fijo mientras nos concentramos en realizar la respiración. También puede ayudarnos pensar en una situación o  lugar agradable mientras hacemos las respiraciones.

Esta técnica de relajación se utiliza para disminuir algunos de los síntomas físicos y cognitivos que provoca la ansiedad en un momento dado, no a modo de tratamiento psicológico o para comprender la naturaleza de ésta. Para más información consulta la anterior publicación del blog (¿Qué es el Trastorno de Ansiedad Generalizada?)