Superar duelos

Terapia para superar duelos

El duelo es un proceso psicológico que tiene lugar cuando perdemos un empleo, ante la noticia de una enfermedad, cuando termina una relación de pareja, de amistad, o nos enfrentamos a la muerte de un ser vivo, de un familiar o de un ser querido.

Nuestro organismo ha de aprender a vivir sin ellas y sin ellos, y para ello necesita pasar por una serie de estados emocionales que ayudarán a nuestra mente y a nuestro cuerpo a superarlo.

Durante la superación del duelo estos estados emocionales suelen vivirse de forma dolorosa. En ocasiones, es necesaria una ayuda terapéutica que nos guíe en este proceso, ya que la persona puede quedarse atrapada durante un largo periodo de tiempo en emociones como la tristeza o la ira, impidiendo que consiga rehacer su vida y mirar hacia adelante.

La terapia centrada en la superación del duelo ha resultado muy eficaz en estos casos.

La aparición de los diferentes estados emocionales tras un duelo no siguen necesariamente un orden, y se enmarcan dentro de las fases del duelo:

  1. Negación: Nos cuesta aceptar la realidad, tomar conciencia de lo ocurrido. La persona puede sentirse anestesiada emocionalmente ya que no es capaz de contactar con la pérdida.
  2. Rabia o agresividad: Podemos sentir la necesidad de culpar a los demás sobre lo ocurrido, y por este motivo enfadarnos con ellos, con situaciones cotidianas o con instituciones. Cuando esta agresividad se vuelve contra uno mismo, sentimos culpa, sintiendo que se hubiera podido hacer algo para evitar la pérdida.
  3. Desorganización o etapa de desesperanza: Se caracteriza por la toma de conciencia ante la pérdida a un nivel más elevado que en las anteriores fases. En ella experimentamos sensaciones de apatía y sentimientos de tristeza.
  4. Aceptación o reorganización. Tiene lugar la aceptación de la pérdida. La persona comienza a reorganizar su vida y a entenderla y aceptarla en el  presente y en el futuro sin la presencia del ser querido. Los recuerdos se viven con emociones menos intensas y dolorosas.

En algunas ocasiones puede suceder que nos atascamos en la elaboración del duelo, produciéndose una situación en la que este proceso se paraliza, no llegando a la última fase.

En estas ocasiones los profesionales hablamos de duelos patológicos o duelos complicados, que tienen lugar cuando nos quedamos anclados o ancladas, por ejemplo, en la rabia o en una intensa tristeza. También cuando en ocasiones nos cuesta encontrar un sentido a la existencia sin ese ser querido.

La terapia ante una situación de duelo o en duelos traumáticos (situaciones de pérdidas o muertes inesperadas y bruscas)  es aconsejable para sentirse acompañada o acompañado en el proceso de duelo. De la mano de un profesional que aporte comprensión y que pueda estar atento al manejo de sus fases, necesidades y bloqueos en el proceso.

La terapia psicológica para la superación del duelo, además de ofrecer apoyo psicológico, ayuda a manejar las emociones intensas que se puedan estar viviendo, como la culpa, la soledad, el miedo, el sentimiento de vacío, o síntomas asociados que puedan surgir, como la ansiedad, el insomnio, las pesadillas, la angustia o los estados de ánimo depresivos.