Actitudes que dañan tu relación de pareja

Actitudes que dañan tu relación de pareja en las discusiones

Aquellas actitudes que dañan tu relación de pareja en las discusiones, pueden estar creando cierto desgaste en tu relación de pareja. Aquí van algunas de las actitudes que dañan la relación de pareja cuando discutes:

  • Desvalorizar sus argumentos o desvalorizar a tu pareja. Es diferente comunicar un punto de vista diferente ante un argumento que menospreciar a la persona. Por ejemplo, decir durante la discusión “No tienes ni idea de lo que dices”, “Sólo dices tonterías”, en lugar de mostrar asertivamente tu desacuerdo: “Entiendo lo que me propones y me gustaría que pudiéramos llegar a un acuerdo…”, “No comparto tu opinión, sin embargo podemos ver qué opciones tenemos”.
  • Ponerte a la defensiva durante una discusión provoca que tu pareja no se sienta escuchada, además de ofendida. Es importante escuchar al otro y explicar el propio punto de vista, sin tener que defenderse automáticamente. No todas las discusiones atacan a cuestiones personales, es un error si piensas que un punto de vista diferente al tuyo se convierte directamente en un ataque personal.
  • Atacar y criticar a tu pareja da lugar a muchos enfrentamientos que se alejan del tema a discutir. Así os podéis sorprender faltando al respeto sin solucionar vuestras diferencias.
  • Evadir una discusión, un desacuerdo, puede generar sensaciones de impotencia y de abandono dentro de la relación. Parar una discusión porque no sea un buen momento, o por la creciente intensidad de la misma puede ser una buena idea siempre y cuando se retome en un momento de calma. El problema aparece cuando la dinámica es evadir la toma de decisiones o evitar la negociación.
  • Mostrar indiferencia ante el tema a discutir o hacia las necesidades del otro puede ser también dañino. Tu pareja puede sentir que no te importa su bienestar, afectando a vuestra relación.
  • Las generalizaciones no suelen traer nada bueno. Los “nunca” y “siempre” causan gran malestar y no atienden a la dinámica o situación concreta que se quiere discutir y cambiar, es mejor que te centres en qué o en cuáles son los motivos concretos que te causan malestar.
  • Un tono de voz exaltado y una escalada de tensión en la comunicación bloquean la capacidad de empatizar con los argumentos y necesidades del otro, lo que dificulta la capacidad de negociación dentro de la discusión.La terapia de pareja es una forma efectiva de superar vuestras dificultades. Una mala comunicación, temas no aclarados, los reproches… A la larga provocan que vuestra relación se distancie del ideal que os gustaría formar.
    En vuestra terapia aprenderéis formas nuevas para poder comunicaros sin haceros daño.

    Podréis resolver temas del pasado que todavía estén abiertos para así poder ver al futuro con más seguridad y tranquilidad. A prenderéis a realizar negociaciones sin atacaros mutuamente y sin sentir que alguno se pone por encima de las necesidades del otro, ya que negociar es realizar un acuerdo teniendo en cuenta las necesidades de ambas partes. Os haréis conscientes de qué patrones y estilos comunicativos utilizáis que están perjudicando una buena comunicación. Podréis recuperar y restaurar el daño creado en otras áreas de la relación que se hayan visto afectadas por continuas discusiones, tales como la sexualidad, la intimidad, la confianza, el compromiso…

    No dejéis que un mal aprendizaje en la forma de comunicaros o que el desgaste acumulado os lleve a una situación no deseada. Buscar ayuda a tiempo es una buena forma de empezar a crear la pareja que necesitáis.