Causas y recomendaciones ante un ataque de pánico

Causas y recomendaciones ante un ataque de pánico

La primera vez que se padece un ataque de pánico la persona puede no saber de qué se trata. Es una sensación muy intensa que aparece de forma súbita dejando a la persona muy asustada y en ocasiones sin comprender lo que ha sucedido.

Síntomas frecuentes en el ataque de pánico:

  • Aceleración de la frecuencia cardíaca.
  • Sudoración.
  • Temblor en extremidades.
  • Sensación de ahogo, asfixia o dificultades para respirar.
  • Náuseas o malestar abdominal.
  • Sensación de mareo, aturdimiento o desmayo.
  • Sensación de entumecimiento o de hormigueo.
  • Desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (separarse de uno mismo).
  • Miedo a perder el control o “volverse loco’’.
  • Miedo a morir.

En ocasiones la persona no identifica la causa que lo provoca ya que el origen puede no ser consciente, de tal manera que puede generar una mayor preocupación y causar estrés, desencadenando la percepción de que no se tiene control sobre el ataque de pánico y la persona teme que en cualquier momento le vuelva a pasar.

Algunas de las causas relacionadas con la aparición del trastorno de pánico son:

  • Percepción de situaciones como peligrosas cuando objetivamente no lo son.
  • Estar bajo los efectos de alguna droga.
  • Vivir situaciones estresantes relacionadas con: trabajo, familia, pareja, situación vital, etc.
  • Sensación de que no tener control sobre algún aspecto de la vida.
  • Sentir intensa ansiedad durante un periodo de tiempo.

Consejos ante el ataque de pánico.

  • Se recomienda hacer ejercicios de respiración durante el día para rebajar los niveles de ansiedad. Esto también permitirá realizarlos en el momento del ataque.
  • Durante el ataque, los pensamientos y mensajes atemorizantes que aparecen pueden aumentar la sensación de no control ante el mismo, asustando más a la persona. Es aconsejable que se intente disminuir la intensidad de éstos recurriendo a mensajes tranquilizadores.
  • Centrarse en lo que ocurre en el cuerpo en el ahora, dejando a un lado el miedo a lo que pueda pasar.
  • Analizar si existen fuentes de estrés en la vida y trata de buscar el modo de reducir su nivel. 
  • Se recomienda evitar el alcohol, cafeína, teína u otras drogas.

Para terminar…

El ataque de pánico puede aparecer sin causa aparente, siendo necesario detectar la causa o causas que lo están produciendo para que remita.

La psicoterapia, además de ayudarte a conocer e identificar las emociones que lo provocan, te permite controlar los síntomas de la ansiedad consiguiendo manejar y remitir estas crisis.